968404309 info@ltrglobal.com

Vehículos históricos

VENTAJAS DE MATRICULAR UN VEHÍCULO COMO HISTÓRICO

  • En muchos municipios, están exentos del pago del impuesto municipal de circulación.
  • Las inspecciones obligatorias de la ITV son cada más tiempo. Pueden extenderse (en función del automóvil, de dos a cinco años).
  • Las pólizas de seguros de vehículos históricos son más baratas. No es que las aseguradoras se “enrollen”, sino que algunas pólizas obligan a no superar los 5.000 kilómetros anuales y se reducen los riesgos.También existen seguros específicos para clubs de automóviles.
  • Y muy importante hoy en día: no deben cumplir las nuevas legislaciones anticontaminación (control de gases, ruidos…).

El vehículo debe tener más de 30 años. La medida de aumentar la edad de 25 a 30 años ha entrado este mes de mayo de 2018 y queda recogida en el Real Decreto 920/2017 del BOE. Por otro lado, el Real Decreto 1247/95, por el que se aprueba el Reglamento de Vehículos Históricos recopila qué son, condiciones, requisitos y documentación que rigen su catalogación, así como las inspecciones y permisos necesarios de circulación (sin perjuicio de las competencias de las CCAA en sus propios estatutos de autonomía).

Para catalogar el vehículo como histórico este no debe haber sufrido modificaciones técnicas. También se catalogan como tal los coches incluidos en el Inventario General de Bienes Muebles del Patrimonio Histórico Español o declarados bienes de interés cultural. Y, por supuesto, los vehículos de colección que, “por sus características, singularidad o escasez manifiesta, merezcan acogerse al régimen de vehículos históricos”.

Trámites para convertir tu coche en vehículo histórico

  • En primer lugar, se debe comprobar que se cumplen todos los requisitos.
  • Informe de catalogación emitido por LABORATORIO TÉCNICO DE REFORMAS, S.L. aportando cuanta documentación se disponga para acreditar las características del automóvil
  • Resolución de la Comunidad Autónoma.
  • Inspección técnica de vehículos (ITV) donde se elabora una nueva tarjeta de inspección técnica donde se recojan las nuevas especificaciones y las restricciones de conducción.

Matriculación en la Jefatura Provincial de Tráfico correspondiente.